Mediador comunicativo (tarea nº 2)

Si entendemos la comunicación como un proceso en el que la información codificada y decodificada circula –adoptando el modelo de Jakobson- entre un emisor y un receptor, a través de un canal en un determinado contexto, la figura del mediador comunicativo puede interpretarse como aquel que facilita la eficacia y fluidez de este proceso. La comunicación supone siempre una bidireccionalidad, por lo tanto el mediador tiene por objetivo primordial establecer lazos de cohesión entre el emisor y el receptor que continuamente intercambian el rol. Su papel, contemplado en un proceso continuo de feedback, es el de modelar el mensaje, flexibilizar su forma y / o contenido, para que éste sea más asequible y comprensible a la audiencia, pero también su actuación, asimismo se dirige a los receptores a fin de facilitar el acceso de éstos a la información. Para ello necesita modificar esquemas, estructuras y actitudes de manera global, aún a riesgo de introducir sesgos, en el concepto de mensaje. Su gran reto es alcanzar las mayores cotas de comunicación en relación a la veracidad informativa, en un claro ejercicio de honestidad y transparencia.

            Parece importante el papel del mediador comunicativo en la transmisión del mensaje entre el emisor y el receptor, regulando la relación entre éstos y el valor del mensaje codificado y decodificado entre ellos, pero no menos importante es la función que ha de desempeñar el mediador en la conexión que puede –y debe- existir entre emisores, de una parte, y entre receptores, de la otra, desde una óptica horizontal.

            Es frecuente la situación inconexa de emisores o receptores entre sí respecto a la circulación bidireccional de mensajes (como pudiera ocurrir en un foro en determinadas circunstancias), pero no debe olvidarse la transversalidad de la comunicación para que ésta sea realmente global, de ahí la importancia del mediador.

            El mediador tiene la ocasión de ejercer su influencia sobre el mensaje, pues no sólo se trata de asegurar la emisión y recepción del mismo sino de acercar el contenido a los interlocutores.

            No podemos olvidar el papel del contexto que el mediador debe conocer bien para que todos los elementos que forman parte del acto comunicativo se integren en un conjunto armónico. El mediador puede convertirse en un auténtico catalizador, no sólo de los elementos comunicativos sino de las funciones asignadas a cada uno de ellos, imprimiendo fuerza emotiva a todo el proceso. Considerando la comunicación como un acto eminentemente social, vinculada al papel cada vez más influyente de las TICs y de los medios de comunicación de masas, la función del mediador comunicativo adquiere una importancia cada vez más relevante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: